Filtros modales

Compuestos por objetos que se instalan en los bordes de un barrio delimitado por vías intermedias, con el fin de afectar la continuidad para algunos vehículos motorizados. Esto genera reducciones en el tráfico motorizado y, en ocasiones, en la velocidad. Los filtros también pueden ser instalados en el centro de una intersección, de manera que para ciclistas y peatones todos los movimientos están permitidos, mientras que, para conductores de vehículos motorizados, sólo se garantiza un movimiento.

Mobiliario

La implementación de mobiliario urbano debe acompañar la aparición de nuevos espacios de permanencia en los Barrios Vitales. De esta forma, se fortalecen las condiciones de habitabilidad del espacio público que se recupera y que no cumple una función de movilidad únicamente.

Parklets

Los parklets son conjuntos removibles de mobiliario urbano que se ubican en un espacio del

tamaño de un cupo de estacionamiento de vehículos privados, al mismo nivel del andén, para el uso público en actividades de permanencia. Suelen ser ubicados frente a usos comerciales y ser mantenidos por vecinos que se hacen responsables.

Parqueo en vía

Los Barrios Vitales resultan ser un escenario ideal para la implementación de proyectos piloto, y definitivos, de parqueo en vía. La reducción de carriles en ciertas vías permite la liberación de una franja flexible que puede incluir una variedad de servicios (parqueo en vía, parklets, zonas de carga y zonas blandas). El parqueo en vía, en estas franjas flexibles, permite organizar el parqueo que actualmente invade andenes y carriles vehiculares.

Pasos peatonales a nivel de andén

En los pasos peatonales a nivel de andén, el peatón adquiere la prioridad que busca el proyecto Barrios Vitales. Esto responde directamente a la pirámide de movilidad que busca posicionar a los actores viales más vulnerables por encima de los vehículos motorizados. En estas zonas el vehículo debe reducir su velocidad, disminuyendo la posibilidad de que ocurra un siniestro vial.
todos los movimientos están permitidos, mientras que, para conductores de vehículos motorizados, sólo se garantiza un movimiento.

Peatonalización

La peatonalización de ciertas vías permite priorizar la movilidad activa en sectores de alta actividad peatonal. De esta forma, se busca eliminar el tráfico motorizado al tiempo que se garantiza el acceso a predios. En las etapas de Piloto y Urbanismo Táctico se plantea una peatonalización a través de cierres viales con elementos de señalización mientras que en fase de Obra Civil se espera la implantación de infraestructura que permita elevar la vía

Reducciones de carril

Dependiendo de las condiciones de tráfico de ciertas vías, es posible reducir el número de carriles dedicados al tráfico motorizado con el objetivo de recuperar espacio para los modos de transportes activos (caminata y la bicicleta). Adicionalmente, en el espacio que ocupa un carril es posible generar una franja donde se puedan generar cupos de parqueo en vía, zonas de carga, zonas blandas, nuevas zonas de permanencia, parklets, entre otros. Al igual en el caso de los cambios de sentidos viales, esto debe estar acompañado de ejercicios de modelación y pilotos que permitan analizar el impacto de la reducción de capacidad de ciertas vías sobre el tráfico de la zona.

Refugios peatonales

Las islas buscan reducir el ancho de la calzada con el objetivo de disminuir la velocidad y separar el eje visual para aumentar la concentración del conductor. Si incluyen un paso peatonal, se denominan refugios. Puede decidirse no cambiar el nivel, buscando mejorar la accesibilidad física. Los separadores que disminuyen el ancho de calzada cumplen las mismas funciones que una isla y ofrecen a los peatones oportunidades informales para cruzar.

Semaforización

Es necesario, a través de un análisis de tráfico y movilidad, identificar ciertas intersecciones que requieran de cruces semaforizados para reducir los siniestros viales que se presentan entre vehículos y, principalmente, que afectan a los peatones. Con esa acción también es posible garantizar la existencia de un cruce peatonal seguro y facilitar la circulación en general.

Señalización

En las etapas de Piloto y Urbanismo Táctico, es necesaria la implementación de elementos de señalización que permitan consolidar las reducciones de carriles, acciones en intersecciones, cruces seguros, etc. Tanto bandas sonoras de agregado como reductores de velocidad pueden ser implementados con el objetivo de mejorar las condiciones de seguridad vial enfocada en los modos activos. Adicionalmente, algunas barreras pueden ser implementadas para evitar que las zonas recuperadas de espacio público sean invadidas por parqueo no regulado. Estas acciones acompañan directamente el diseño de espacio vial.

Tratamiento en intersección

Se busca implementar estrategias de urbanismo táctico en las intersecciones a través de pintura, reductores de velocidad y reducción en los radios de giro. De esta forma, se busca que los conductores de vehículos motorizados entren a las intersecciones con una velocidad baja que mejore las condiciones del cruce peatonal.

Zonas de carga

Como parte de las franjas flexibles que pueden aparecer al reducir el número de carriles vehiculares, es posible implementar nuevas zonas de carga que permitan organizar esta actividad en calles comerciales. Así, se busca reducir la congestión vehicular al momento de cargar o descargar un vehículo frente a los comercios locales que usualmente se realiza sobre la calzada.